Poniéndolo todo perdido: Coño potens


Aunque tengo la impresión de que la moda ha remitido un poco, mi sexto sentido para las tendencias me dice que volveremos a vivir una nueva oleada de información mainstream sobre la eyaculación femenina o squirting. Por ello, y porque recientemente leí el libro Coño potens. Manual sobre su poder, su próstata y sus fluidos de Diana J. Torrres, me parece necesario contraprogramar tanto articulito de medio pelo y publicitar este magnífico libro-bomba.


Coño potens es un libro que tiene muchas virtudes, en el fondo y en la forma. En la forma porque su autora en todo momento huye de un discurso de figura de autoridad; reconoce sus dudas (cuando las tiene), respeta la variedad de cuerpos y formas de sentir, no jerarquiza entre mujeres dependiendo de si eyaculas o no y, una cosa que entiendo puede sonar polémica pero es lo que pienso, no pretende montar ningún chiringuito ni crear un personaje sobre el que vivir o hacer dinero. Eso que ahora se ha dado en llamar “monetizar” y que es básicamente ponerle precio a todo. Porque alegrándome como me alegro de que haya gente que son capaces de vivir con proyectos políticos y feministas en base a llegar a acuerdos con marcas o empresas mainstream, yo no puedo evitar sentirme más cercano de quienes deciden intentar cambiar la sociedad desde los márgenes, desde lo que yo entiendo que es el activismo. Pero volvamos al libro.

Alguien, quizás, se está corriendo
Respecto al contenido de Coño potens, lo primero que llamó mi atención es que es un libro profundamente documentado. Tanto a nivel histórico, cultural y antropológico, con esas maravillosas historias rescatadas de sociedades matriarcales o de culturas como la India o la China, como a nivel anatómico y médico, éste es un repaso concienzudo y cabezota a la relación entre la cultura patriarcal occidental, que establece un canon de sexualidad femenina y rechaza y oculta otras posibilidades por considerarlas subversivas, y la realidad de los cuerpos de mujer, que poniéndolo todo perdido y sintiendo cosas que no pueden sentir se empeñan en desmentir.

Dirigido a un público femenino y abominando como abomina la autora del estilo “manual de instrucciones” que se suele encontrar en textos que tratan el tema desde un punto de vista mecanicista y cuyo objetivo parece ser dotar a los hombres de más herramientas con las que impresionar a mujeres, son pocos los pasajes en los que se explique cómo provocar la eyaculación propia o ajena, aunque también los hay. Lo que sí aparecen de forma reiterada son las referencias a los talleres de eyaculación que lleva realizando desde hace años y de donde afirma haber aprendido prácticamente todo lo que sabe. Esta frase, que podría caer en el lugar común de “aprendo yo más que mis alumnxs” suena absolutamente real en un libro como éste, político hasta la médula y esencialmente revolucionario, pues lo que pretende es eso, una revolución. Una revolución de los coños y de la forma de entender la sexualidad y los géneros.

El libro se puede encontrar en pdf aquí.

Comentarios