This is my party y soy lo que me da la gana

Soy bisexual, desde siempre y por el momento. Sencillo, ¿no? Serlo no tiene misterio. No recuerdo ni me importa qué pasó en mi gestación-nacimiento-primera infancia-última preadolescencia-momentoequis para que en cuanto empecé a tener uso de razón sexual posara mis ojitos indistintamente (indistintamente no significa “por igual”) tanto en él como en ella. En cambio, desde aquel momento hasta que tomé por fin consciencia de mi condición y conseguí interiorizarlo, transmitirlo a mis más allegadxs y empezarlo a vivir con naturalidad han pasado lustros: dos, en concreto.

Aún así, todavía a día de hoy y lo mismo hasta que estire la pata, siempre albergarán en mi dudas de: ¿y si en realidad es una fantasía? ¿Y si en realidad solo soy hetero/gay? ¿Y si solo me gustan algunas/algunos pero en realidad…? ¿Y si, y si y si…? Claro que en mi última época lo vivo con cero angustia, en comparación con la adolescencia, pero aún así, gracias a gente como tú, que pone en duda mi opción, sigo necesitando revalidarme ante mí y ante el resto.

En mi época actual, en que visibilizo todo lo que puedo, un día me llegó bifobia desde el mundo hetero y desde el mundo gay (resumiendo, desde el mundo monosexual). Tras una larga relación estable heterosexual, estoy en un momento bastante homo: apenas muestro interés por chicas, saco actitudes claramente maricas y me paso el día en Grindr. Ante este panorama, un amigo feminista (y que encima es el otro autor de este blog) y con una mente tremendamente abierta para las relaciones personales me preguntó: ¿no será que en realidad eres gay? 0_o Tu quoque, mi fili?


Esa misma noche, había quedado con mi panda marica, entre los cuales había uno que se enteró en ese momento de que lo acababa de dejar con una mujer después de 9 años. Y me dijo, en tono comprensivo: ah claro, y te has dado cuenta entonces de que te gustan los hombres. 0_o No, ya sabía que me gustaban los hombres, pero también me gustaba mi pareja. Ella y otras muchas: no soy gay, soy bisexual. Ah, lo siento, no te lo tomes a mal, pero yo creo que la bisexualidad no existe.


A los dos, que son dos paradigmas clásicos de prácticamente el resto de la población en cuanto a su actitud hacia la bisexualidad, y partiendo de la base de que no tenían ningún tipo de mala intención, me gustaría decirles que WTF????
  1. He disfrutado de lo lindo durante 9 años con una mujer, DE LO LIN-DO. Aunque a partir de hoy y hasta que me muera no vuelva a morder una teta y vea a una mujer y me cruce de acera, ya no voy ser gay, así, en términos absolutos, porque esos nueve años no fueron ni un invento ni un teatro.
  2. ¿Que no existe? Esto no es una religión ni una escuela filosófica con la que simpaticemos más o menos, es UNA OPCIÓN MÁS. A diferencia de un sistema de valores abstracto, que necesita de feligresxs para realizarse, yo no necesito que nadie crea nada para sentir lo que siento. No lo necesito en un sentido literal, es decir, que la bisexualidad tenga creyentes o no no modifica mis impulsos.
  3. A todo esto, y tal vez lo más importante, ¿qué necesidad tienen las terceras personas de querer ubicar qué son otros o qué dejan de ser ahora o antes? ¿En qué les cambia la vida? ¿Tan poco evolucionados seguimos que somos incapaces de hacer hueco a individuos sui generis?
Al final (y sé que a uno de los aludidos directos en este post le va a escocer un poco) creo que la deslegitimación de la bisexualidad se reduce a una visión binaristapatriarcal (¡toma ya!) del mundo en la que si un cishombre está con mujeres de manera asidua pero se declara bisexual aunque no lo practique o lo haga muy puntualmente (o viceversa, una cismujer…) todo está en orden, y es guay y moderno, pero si de pronto se inclina por su mismo cisgénero, empiezan las sospechas, los juicios y los entredichos.

Y extrapolando, se me hace entonces tristemente comprensible que la transexualidad o las apariencias e identidades marcadamente andróginas o ginandrias nos vuelen la cabeza. La manía de clasificarlo todo es antilibertaria.

Artículo publicado por GodSaveTheQueer.

Comentarios